Qué Ver en Franciacorta en Italia: 10 Cosas

Vota l'articolo!

Franciacorta = 17,5 millones de botellas producidas en 2018. Hectáreas y hectáreas de colinas que cada año producen toneladas de preciadas uvas que luego se transforman en ese vino DOCG de nombre tan importante: Franciacorta.

Franciacorta es la porción de territorio bresciano situada entre los municipios de Brescia e Iseo, limitada al sur por el Monte Orfano, cerca de Rovato. Kilómetros cuadrados de colinas morrénicas transfieren a los vinos el sabor característico de este territorio y al paisaje una gran sensación de paz y bienestar.

Desde principios de primavera hasta finales de otoño, Franciacorta ofrece momentos espléndidos. Desde el despertar de las vides hasta el amarilleo de octubre, el paisaje cambia cada mes y quienes, como yo, tienen el placer de vivir aquí, pueden saborear cada periodo del año.

Quién mejor que un bloguero de Franciacorta puede decirte qué ver en Franciacorta y cómo elegir dónde pasar unas horas sin preocupaciones, por qué no, bebiendo un buen vino.

Dónde dormir en Franciacorta

Uno de los aspectos que más me gustan de vivir en Franciacorta es despertarme y encontrarme inmersa en el verde, envuelta en las colinas cubiertas de viñedos. Mi consejo para dormir en Franciacorta es que encuentres una solución aquí->. CLICA AQUÍ para descubrir los hoteles de la zona.

Historia de Franciacorta

Antes de lanzarte a descubrir las cosas que hacer en Franciacorta, es mejor dar una explicación del nombre… ¡si puedes! De hecho, buscando información, no se encuentra ni una sola versión que explique el apelativo «Franciacorta».

El nombre Franciacorta aparece por primera vez en 1227 en una ordenanza de los estatutos de Brescia. Se podría pensar erróneamente que deriva de Francia, pero en realidad tiene muy poco que ver con ella.

Muchas versiones se reúnen bajo el concepto de «pago de impuestos». Parece derivar de las palabras latinas«francae» y«curtis«, que significan libertad y monasterio. En la práctica, estaría vinculado a cortes monásticas como Rodengo, Provaglio y Rovato, que en aquella época estaban aparentemente libres del pago de diezmos. Otra versión afirma que el nombre de «francae curtis» se refería al hecho de que las mercancías que pasaban a Brescia estaban exentas de impuestos, a cambio del mantenimiento de la carretera Brescia-Iseo.

Por último, existe una versión más popular cuya clave es el dialecto. Estar «a curt de franc» en dialecto bresciano significa «estar corto de dinero». Este apodo se utilizaba para indicar una región pobre.

En resumen, como suele ocurrir, encontrar una única versión es poco probable. A veces, es mejor conservar el misterio….

particolare dei vigneti in franciacorta da vedere
Detalle de los viñedos de Franciacorta

El nacimiento de los vinos de Franciacorta

Franciacorta no empezó a darse a conocer como zona vinícola hasta la década de 1960, concretamente en 1961. Gracias a Berlucchi, que inició su producción en la zona del Borgonato. A partir de ese momento, Franciacorta cambió de aspecto y se transformó lentamente de bosque en colinas vitícolas. En 1967, el vino de Franciacorta adquirió la denominación DOC, en 1990 se creó el consorcio y en 1995 se convirtió en DOCG. Ese año también se convirtió en el primer vino italiano producido exclusivamente por re-fermentación en botella, una característica esencial de una botella de Franciacorta.

La historia del vino de Franciacorta continúa, sentando las bases de su éxito actual año tras año. Gracias a la DOCG, ahora la simple palabra Franciacorta puede asociarse a tres aspectos clave: Territorio, Método de Producción y, obviamente, Vino.

El territorio de Franciacorta no es sólo sinónimo de Franciacorta. También se producen vinos Curtefranca (blancos secos) y tintos, aunque estos últimos no se han comercializado tanto.

¿Qué ver en Franciacorta?

4 tipos de terrenodiferentes, 6 zonas paisajísticas con otras tantas zonas edafoclimáticas, Franciacorta es una zona relativamente pequeña, pero que reserva muchas sorpresas y actividades.

Con este artículo quiero enumerar una serie de cosas que hacer y ver en Franciacorta, para que puedas organizar un fin de semana de buen vino o de turismo activo. Si quieres pasar más tiempo en la zona de Brescia, te recomiendo -> descubrir el lago de Iseo o -> visitar Brescia en un día.

También te puede interesar: El Castillo de Brescia y la Leona de Italia: ¡un gran orgullo!

1 – Visitar una bodega

Qué mejor manera de empezar un itinerario por Franciacorta que visitando una de las muchas bodegas y degustando una buena copa de burbujas.

Las colinas morrénicas que caracterizan esta zona están repletas de viñedos. En invierno, las viñas están completamente desnudas y no son más que un pequeño tronco que sobresale del suelo. En verano, todo se vuelve de un verde intenso hasta mediados de agosto, cuando las hojas empiezan a amarillear. Este momento marca elcomienzo de la vend imia, ya que para la Franciacorta es necesario recoger las uvas muy pronto. En septiembre, la mayoría de los viñedos están desnudos y el paisaje empieza a tender hacia los clásicos colores otoñales.

interno di una cantina in franciacorta per una visita guidata
Interior de una bodega

En el territorio de Franciacorta hay más de 100 bodegas, algunas muy famosas y con una larga trayectoria en el mercado, como Ca’ del Bosco, Berlucchi, Villa, etc., otras más pequeñas pero igual de cualitativas, como Derbusco Cives (haz clic y descubre la oferta de visita a la bodega).

Derbusco cives in franciacorta
Copas preparadas para una botella de Derbusco Cives

Un recorrido por el interior de una bodega

Además de su dedicación al método clásico y su pasión por el vino, casi todas ellas ofrecen la oportunidad de visitar la bodega y terminar con una degustación. Aunque una visita a una bodega puede considerarse similar a otra, en el caso de Franciacorta cada bodega tiene sus peculiaridades y sus propias convicciones vinícolas. Piensa en el «remuage»… prueba a preguntar en la bodega cuál es su teoría sobre esta técnica de rotación de botellas.

La visita a una bodega de Franciacorta varía en duración según el tamaño de la bodega y la cantidad de vino que vayas a catar. A título indicativo, el precio ronda los 25 € por persona.

2 – Asistir al Festival de Franciacorta

Acabo de hablar de bodegas, ¿cómo no mencionar el mejor momento para hacer una visita a las bodegas? Si tu objetivo es probar los vinos de Franciacorta, resérvate el fin de semana del festival, a mediados de septiembre. Muchas bodegas «abren sus puertas» ofreciendo visitas guiadas, o eventos, que son la oportunidad perfecta para combinar vino, bodegas y viñedos. Marca este periodo en tu agenda.

3 – Senderismo entre viñedos o paseos a caballo

Sigamos hablando de viñedos. Franciacorta está llena de senderos inmersos en las verdes colinas. Yo misma salgo a menudo de casa y me «pierdo» entre las hileras de viñas; disfruto de la tranquilidad del campo. Si el turismo hiperactivo no es para ti, decidirte a pasar unos días de relax es una elección perfecta. Y si te gusta la idea de un picnic, debes saber que en primavera varias bodegas organizan picnics entre las viñas.

Si ni siquiera los picnics te atraen, no puedes echarte atrás en un paseo a caballo gracias a los numerosos establos de la zona.

tra le cose da vedere in Franciacorta ci sono i vigneti
Contemplando los viñedos

4 – En bicicleta por las colinas de Franciacorta

Bien, aquí pasamos a algo más activo: el ciclismo de montaña.

¿Por qué no recorrer todos estos senderos con un poco más de adrenalina?

Hay nada menos que 5 rutas que por «deformación territorial» toman los nombres de los distintos vinos de Franciacorta: Satèn, Pas Dosé, Brut, Rosé, Extra Brut.

En el sitio oficial -> AQUÍ -> encontrarás las 5 rutas de bicicleta de montaña, senderismo y marcha nórdica.

Si te gusta estar al aire libre, ¡tendrás mucho donde elegir!

5 – Le Torbiere del Sebino: observación de aves y fotografía de la naturaleza

En el extremo norte de Franciacorta, a unas decenas de metros del lago de Iseo (descubre: qué ver en el lago de Iseo) se encuentra esta zona protegida. Una reserva natural donde puedes pasear en medio de la vegetación y, si te apetece, observar aves o fotografiar la naturaleza. Las turberas de Sebino son una zona pantanosa que se ha formado debido al retroceso de las aguas del lago de Iseo hasta sus límites actuales.

torbiere di iseo tra le cose da vedere in franciacorta
Otro lugar dentro de las turberas de Iseo

Este lugar fue muy importante en el pasado. De las aguas pantanosas se extraía la turba, un material que se utilizaba en lugar del carbón para alimentar los trenes de la línea ferroviaria Brescia -> Edolo.

Si te gusta la naturaleza y la fotografía de naturaleza, las turberas de Sebino son un lugar que no te puedes perder. En aras de la exhaustividad, me gustaría informarte de que, aunque no hay torniquetes ni controladores, el coste de la entrada a las turberas es de 1 euro y puedes encontrar la máquina automática en cada punto de entrada a la reserva.

Dentro de las turberas, puedes seguir diferentes rutas -> Estas son las rutas

Torbiere di Iseo
Vista en las turberas de Iseo

6 – Visita al Monasterio de San Pietro in Lamosa

Cerca de la entrada a las turberas, en el lado del Provaglio d’Iseo, está el Monasterio de San Pietro in Lamosa.

El monasterio se alza sobre una pequeña elevación rocosa que permite contemplar todo el Torbiere; «Lamosa» se debe a la naturaleza pantanosa del Torbiere del Sebino. Se considera que San Pietro es la más antigua de las fundaciones cluniacenses del lago de Iseo.

7 – Abadía de San Nicola en Rodengo Saiano

El punto nº 7 de este artículo sobre qué ver en Franciacorta sigue estando relacionado con aspectos culturales. Esta vez nos encontramos en el territorio de Rodengo Saiano, a poca distancia de Brescia. Aquí puedes descubrir la Abadía Olivetana de San Nicola, un enorme complejo religioso fundado por monjes cluniacenses. Data de principios del año 1100 d.C. En su interior: una iglesia, nada menos que 3 claustros, un museo, la biblioteca e incluso un dormitorio con 25 camas.

8 – Castello Quistini, la Franciacorta de los castillos

El Castillo Quistini es uno de los muchos castillos de Franciacorta. En primavera abre sus puertas a los visitantes para que admiren sus espléndidos jardines llenos de flores y plantas de todo tipo. Hay más de 1.500 variedades. Un espectacular pulmón verde a pocos metros del centro de una de las localidades más pobladas de Franciacorta: Rovato.

Será un lugar que te sorprenderá. Obviamente, la mejor época del año es la primavera. A esta página encontrarás toda la información sobre visitas guiadas, horarios y precios.

9 – Descubrir los sabores de Franciacorta

Hasta ahora he hablado del vino y la cultura, dejando de lado los importantes aspectos culinarios. Si hay un lugar en Franciacorta que no puedes dejar de descubrir, es la Norcineria Polastri Maceler.

Tuve la oportunidad de conocerlos en una excursión hace varios años y desde entonces tengo que tener cuidado de no pasar por delante de su tienda, de lo contrario el impulso de entrar y descubrir nuevos embutidos/quesos es imparable.

Además de la «Franciacorta clásica», tienen productos locales que difícilmente encontrarás en otro sitio. Es el lugar ideal para comprar algunos recuerdos gastronómicos para llevar a casa y, por qué no, para regalar a amigos y familiares.

10 – De compras en el outlet de Franciacorta

Tengo que contártelo. No soy una adicta a las compras, pero estoy segura de que a algunos de vosotros os interesará el punto nº 10 de este artículo. Los que no estéis interesados, id directamente al punto nº *.

Recientemente renovado y ampliado, el outlet de Franciacorta es un lugar muy concurrido los fines de semana. Muchos turistas, incluidos extranjeros, se sienten atraídos por los descuentos que se pueden encontrar en este centro comercial al aire libre. Si lo tuyo es ir de compras, el outlet es para ti.

¡Te espero entre las viñas!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí