Qué Ver en Marrakech en Marruecos: 7 Lugares y Muchos Consejos

4.9/5 - (7 votos)

Marrakech fue la primera parada de mi viaje a Marruecos y como primera parada debo decir que fue bastante intensa. Marruecos no deja lugar al gris, todo es blanco o negro y en Marrakech se acentúan estos aspectos.

Esperé un tiempo antes de escribir este artículo sobre qué ver en Marrakech, me gusta plantear cada post con una visión crítica y objetiva, no sólo mencionando lugares a los que ir o dónde dormir. Necesitaba metabolizar parte de este viaje y pensar con los pies en la tierra, con la mente descargada para formarme una opinión sobre el Marruecos y las sensaciones que me produjo.

Marrakech, como ya he dicho, fue un comienzo difícil. La considero una de esas ciudades que o amas u odias, algo a la par que Bangkok, que adoro con locura. La conclusión a la que llegué es que si no fuera por la opresión constante de los lugareños, esta ciudad estaría sin duda en el podio de mis ciudades favoritas.

Si excluyéramos este estrés, porque se puede hablar de estrés, derivado de la constante evasión de peticiones, rechazo de ofertas y posibles estafas, etc., nos daríamos cuenta de que Marrakech, además de tener muchas cosas que ver, tiene un encanto desarmante.

Qué hacer antes de salir hacia Marrakech

Primer consejo útil: para no perder tiempo y, sobre todo, para llegar con seguridad (incluso por la noche), te recomiendo que reserves absolutamente el servicio de traslado entre el aeropuerto y la ciudad que te lleva directamente a tu hotel -> HAZ CLIC AQUÍ para el traslado Aeropuerto – Centro de la ciudad/Hotel

Si quieres descubrir Marrakech con toda tranquilidad y habiendo comprado ya las entradas a las atracciones y las visitas sin arriesgarte a hacer chanchullos sobre el terreno, te recomiendo estas visitas con guía italiano que sin duda disfrutarás:

Se trata de visitar Marrakech con alguien que te haga apreciarla al máximo. Un tour privado te permite hacer todas las preguntas que tengas sin sentirte avergonzado, ¡para que puedas entrar de lleno en la cultura marroquí! Un pequeño detalle que no debes subestimar: te recoge directamente en el hotel o riad donde te alojes. ¡No está nada mal!

Otro consejo: una visita que no debes perderte es la Visita a los zocos y la medina (siempre en español), que también es muy recomendable. Los zocos son intrincados y recorrerlos con alguien que los conozca al dedillo es muy recomendable. ¡Te aseguro que yo lo necesité!

Excursiones más allá de la ciudad de Marrakech: el Desierto

Alojarse en Marrakech también puede ser una buena opción como base para realizar excursiones cercanas. Quienes hacen un viaje a Marruecos quieren sumergirse de lleno en situaciones como el desierto, la fascinación de los camellos al atardecer. Si quieres probar estas bellas experiencias, sólo puedo recomendarte la excursión de 3 días a Merzouga (también incluye las hermosas gargantas del Dades) o 2 días en el desierto de Zagora (a este precio, no te lo puedes perder)

¿Dónde dormir en Marrakech? ¡Obviamente en un Riad!

Marrakech es una ciudad donde el silencio es una utopía. La plaza Jemaa El Fna está abarrotada de gente de la mañana a la noche.

La música de los encantadores de serpientes, los gritos de los comerciantes, el almuédano llamando a la oración cinco veces al día, etc. Además, en cuanto pones un pie en la ciudad, notas que el tráfico es intenso. La clásica señal redonda con el claxon sonando que sueles encontrar en los centros de las ciudades, olvídala aquí, probablemente no la han visto en su vida. Creo que existe incluso un «código del claxon», porque algunos lo tocan fuerte, otros un golpecito, otros dos… Creo que tienen significados diferentes.

Reserva en el Riad Dar Yema o Haz clic aquí para ver todos los Riads

¿Todo esto para decir qué?

Para decir que una de las experiencias que hay que vivir es salir de la batidora llamada Marrakech y dormir en un riad. El caos y el ruido de la medina desaparecen de repente y entras en una burbuja de tranquilidad y serenidad que contrasta enormemente con lo que ocurre fuera.

blank

Los riads son casas típicas marroquíes de forma cuadrada. Están construidas en vertical y en su día fueron casas habitadas por familias enteras. Suelen tener pequeñas piscinas en el patio central al aire libre, adornadas con distintos tipos de plantas.

Los riads están situados en calles laterales y desde fuera no se ve nada del interior. Cuando llegas a la entrada, sólo hay una puerta principal, una vez abierta entras en una dimensión diferente de la caótica Marrakech. Fui huésped del hermoso Riad Dar Yema que está situado en una calle lateral a cinco minutos a pie de la plaza principal de Marrakech. Me lo pasé muy bien, hay mucha atención al detalle, a la limpieza y a la amabilidad… ¡No sé cuántos tés a la menta con galletas me ofrecieron! Y la atención al desayuno, ¡perfecta!

blank

Qué ver y hacer en Marrakech

Como muchas otras ciudades marroquíes, la ciudad imperial de Marrakech está dividida en la ciudad vieja y la ciudad nueva. La ciudad vieja no es otra que la medina, un término que oirás una y otra vez en un viaje a Marruecos. La parte antigua y la parte nueva son muy diferentes y están delimitadas por las murallas que rodean toda la medina. La mayoría de las cosas que hay que hacer están dentro de las murallas.

1 – Visitar la medina de Marrakech

Podría decirse que la medina representa la base de las ciudades árabes. En Marrakech, es muy extensa, un laberinto de calles y callejuelas estrechas que a veces dan paso a pequeñas plazas. En el caso de otros destinos, te diría que la mejor forma de visitar una ciudad es perderse por sus callejuelas y descubrir rincones y matices de un lugar que a veces se te escapan. No es el caso de Marrakech; aquí, en mi opinión, este enfoque no es conveniente.

También se puede llegar a los lugares de interés de Marrakech de forma independiente, pero si pretendes «perderte por las callejuelas» es mejor que pidas un guía local oficial.

Una pequeña observación sobre las murallas de la medina. Observarás que se caracterizan por varios agujeros. El andamiaje utilizado para construir la muralla se introducía dentro de la propia estructura; cuando se retiró, quedaron estos agujeros, que ahora también tienen la función de facilitar el intercambio de aire.

2 – Visita el Palacio de la Bahía y las Tumbas Saadíes

Un lugar de interés en Marrakech fuertemente vinculado a los aspectos culturales e históricos de la ciudad. En cuanto entras en el Palacio de la Bahía, te sientes como catapultado al Alcázar de Sevilla. El Palacio de la Bahía ocupa nada menos que 8 hectáreas , pero sólo una pequeña parte está abierta al público.

blankEl palacio se construyó hacia 1860 y albergaba a cuatro esposas y 24 concubinas. Bellamente decorado, con un patio central compensado por espacios mucho más amplios, es un hermoso lugar a poca distancia del centro de Marrakech.

Las tumbas saadíes están a poca distancia del Palacio de la Bahía. En este caso, no hay mucho que ver, salvo quedarse completamente boquiabierto ante las tumbas reales. Te aseguro que uno se queda verdaderamente asombrado ante el lujo de las decoraciones.

blank

Tanto en el Palacio de la Bahía como en las Tumbas Saadíes, la entrada cuesta 10 dirhams, casi 1 euro.

Atención: cuando hagas la entrada, pide siempre el cupón de entrada. A menudo no te lo dan y esto no es bueno para el mantenimiento del lugar. Si no te dan la entrada, se embolsan el dinero.

Fuente de la información que acabo de darte: guía oficial de Marrakech.

3 – Retírate a los Jardines Majorelle

Si hay un lugar para volver a estar en paz contigo mismo en Marrakech, sin duda es éste, pues a pesar de la cantidad de selfies anónimos o de fotos en mil poses y con diferentes tintes y tonos azules, la magia tiende a desaparecer.

I Los Jardines Majorelle son un oasis dentro de la ciudad nueva de Marrakech. Un camino entre estanques de agua y plantas de todo tipo termina cerca del edificio azul, coloreado del azul Majorelle que caracteriza a todos los jardines. Un particular tono de azul que, aunque intenso, contribuye a la relajación.

blank

Los jardines son relativamente recientes. Tienen poco más de cien años. Fueron construidos hacia 1900 por Jacques Majorelle y se abrieron al público unos años más tarde. En 1980, Pierré Bergé e Yves Saint-Lauren, tras la muerte de Majorelle en los años sesenta, compraron los jardines y los donaron a la ciudad.

Considero que los Jardines Majorelle son una visita obligada en Marrakech. No están en el centro de la ciudad y llegar a ellos a pie desde la plaza Jemaa El Fna lleva unos 20 minutos, en parte a través de los zocos de la medina y en parte bajo el sol abrasador de la ciudad nueva. Mi consejo es que consideres la posibilidad de coger un taxi si tienes problemas con el calor. En unos 10 minutos te lleva a los jardines y el coste es de unos 50 dirhams para regatear.

Yo fui a pie en el trayecto de ida y en el de vuelta, debido al fuerte sol, utilicé el taxi.

Cuidado: no pidas a los taxis que te lleven directamente fuera de los jardines porque han hecho un cartel y piden 100 dirhams hasta el centro. Te aconsejo que vuelvas a la carretera principal y pares a uno de los taxis en marcha, el precio será más bajo.

La entrada a los jardines Majorelle cuesta 50 dirhams, 70 si también quieres visitar el museo del complejo.

blank

4 – Asómbrate en la Medersa Ben youssef

Éste fue un gran descubrimiento. Al principio no estaba en la agenda, pero me alegro de haber cambiado de opinión y haberlo incluido. Ten cuidado porque para visitarla pasarás por los zocos de los artesanos, así que estudia bien el camino antes de perderte por las callejuelas.

La Medersa es la antigua escuela coránica y se dice que es la más grande y hermosa de todo Marruecos. También en la ciudad de Fez hay una similar, pero incluso según el guía que nos siguió hasta Fez, la de Marrakech es mucho más bella. Y de hecho lo es. Incluso aquí, gracias a toda la magnífica decoración, puedes sentir el encanto oculto de Marrakech. Es uno de esos lugares en los que hay que detenerse y simplemente admirar.

blank

Laentrada cuesta 20 dirhams, al cambio algo menos de 2 euros. De nuevo, debes tener el billete de entrada.

5 – Probar el hammam

Antes de nada, te diré que no probé el hammam, el calor de agosto en Marrakech ya era más que suficiente. Pero la experiencia en un hammam es algo que hay que vivir en Marruecos. Es un ritual purificador muy arraigado en la tradición musulmana y, además de cubrir momentos cotidianos, también es un punto de referencia en determinados momentos de la vida, como la celebración de una boda.

Reserva un hammam -> ¡Experiencia recomendada! Haz clic aquí para saber cómo

6 – Disfrutar de una puesta de sol en la plaza Jemaa El Fna con la Koutoubia al fondo

Jemaa El Fna es la plaza principal de Marrakech, por la que pasarás una y otra vez. Es una plaza «transformista » y siempre está muy concurrida. Por la mañana hay algunos puestos, por la tarde otros y por la noche aún otros. La plaza cambia de cara por enésima vez y aparece un número indefinido de restaurantes de comida callejera. Este término no es realmente apropiado, los puestos de los restaurantes son casi idénticos, todos hacen la misma comida y todos tienen su propio territorio más allá del cual no pueden molestar a los clientes que pasan.

Jemaa El Fna es famosa por su indiscutible encanto, que se puede admirar desde una de las muchas terrazas de los bares adyacentes a la plaza.

Eso sí, no hay sólo uno, prácticamente todos los bares del perímetro de la plaza tienen terraza. La más famosa y fotografiada es sin duda la de «Le Gran Balcon du Café Glacierdesde el que puedes ver la puesta de sol y la Koutoubia vigilando toda la ciudad«.

La plaza es un bullicio continuo, turistas y comerciantes se funden en la gran multitud, la música de los encantadores de serpientes acompaña la puesta de sol. Marrakech y su plaza cambian, las luces le dan un toque de magia que sólo puedes percibir desde lo alto de una terraza, en el silencio entre sorbos de un buen té a la menta.

piazza jamaaa el fna viaggio in marocco

La plaza de Marrakech es el icono mismo de la ciudad, pero ten cuidado de no dejarte abrumar y hechizar. La «trampa» siempre está a la vuelta de la esquina. No te dejes atraer por los encantadores de serpientes ni por las mujeres con tatuajes de henna, ni te dejes intrigar por el monito que quiere acercarse a ti. Todo es bonito y curioso, pero toda moneda tiene una doble cara, todo tiene un coste y así, después de que el monito te haya saludado dulcemente, menos dulcemente llegará la petición económica. En cualquier caso, tenlo en cuenta.

La altura es el «camino de la salvación», ¿quieres admirar la plaza Jemaa El Fna? Desde lo alto de las terrazas es la mejor solución, también podrás admirar la puesta de sol. Marrakech con los colores de la puesta de sol y la Koutoubia de fondo está en su mejor momento y cautiva con su encanto.

7 – Visitar los Zocos

Los zocos representan el alma de Marrakech, el lugar donde se desarrolla la vida comercial y artesanal de la ciudad. Un laberinto de callejuelas más o menos grandes con tiendas a derecha e izquierda. Unos venden joyas, otros zapatos, otros gafas, otros comida, otros lámparas, otros objetos invisibles… puedes encontrar de todo en los zocos de Marrakech.

Deambular por los zocos y comprar entre ciclomotores que pasan zumbando a diez centímetros de ti y mulas a las que tienes que ceder el paso, es una de las actividades que no puedes perderte en Marrakech.

blank

Los zocos también son fascinantes, y más aún la zona de los talleres, donde se procesan todos los productos. Desde la zona del hierro hasta la de la madera, ver trabajar a los artesanos es un placer. El problema es que difícilmente podrás detenerte más de unos segundos.

blank

En un santiamén, alguien te preguntará si necesitas información, alguien te preguntará qué quieres comprar, otro te dirá que eres parecido a los marroquíes e intentará empatizar contigo para luego ganarse tu confianza. En resumen, todo muy bonito, si sólo fuera posible disfrutarlo.

Sin embargo, una vez que te acostumbres al comportamiento de los marroquíes en Marrakech, podrás desentenderte y concentrarte en lo que te interesa. Pero las primeras horas en Marrakech serán un aturdimiento constante, sobre todo si comienzas tu aproximación a la ciudad visitando los zocos.

¿Es peligrosa Marrakech?

Ésta es la pregunta que se hace mucha gente. Sinceramente, después de pasar 3 días visitando Marrakech, me agobiaba el comportamiento de los lugareños, me agobiaba la sensación constante de que no podía fiarme de nadie porque así nadie habría podido darme información en parte cierta y en parte de conveniencia.

En sólo 10 minutos se me habían acercado no menos de cuatro personas diciendo que parecía marroquí, adivinando mi ciudad natal. Cada uno de ellos tenía un tío, un primo, un hermano, en resumen, alguien conocido que vivía en mi ciudad. A la cuarta empecé a dudar. De hecho, los cuatro terminaron la conversación instándome a que fuera a las curtidurías, ya que era el último día de la «fiesta de los colores», era el último día que los de las montañas venían a la ciudad… en fin, que no podía perdérmelo.

Al ver a la cuarta persona, me pregunté…¿son todos «monjes adivinos«?

Pues no, pero todos querían llevarme a las curtidurías, al timo de las curtidurías. No es cierto que hubiera un suceso que sólo se repitiera ese día, en Marrakech hay curtidurías que no son tan famosas como las de Fez… leyendo en Internet parece que una vez que has terminado de visitar las curtidurías te piden que pagues una cantidad bastante elevada. El caso es que si se te acercan con esta excusa, acuérdate de rechazar la oferta.

Así que a la pregunta ¿es peligrosa Marrakech? Crees que respondo que SÍ, en lugar de eso respondo que NO.

Nunca he tenido un momento en el que me sintiera verdaderamente en peligro. Marrakech es tan peligrosa como una ciudad italiana. No irías a ciertos lugares y suburbios de una ciudad italiana, ¿verdad? Pues lo mismo se aplica a Marrakech, sólo tienes que tener cuidado adónde vas.

Marrakech NO es peligros a siempre que apliques la lógica clásica del sentido común, simplemente es caótica y apremiante, a veces molesta por las razones que he descrito en este artículo.

¿Qué pienso de Marrakech?

Retomo lo dicho al principio de este post… el problema de esta ciudad es la mentalidad de sus habitantes. No se trata de algunas subidas de precios turísticas que pueden producirse en los zocos, sino de la sensación general que te invade cuando visitas la ciudad. Te sientes desbordado y, en mi opinión, no consigues dejarte conquistar por Marrakech. En los zocos, por ejemplo, habría estado allí durante horas, y sin embargo no lo hice, no compré nada. Lo sé, una de las características de los pueblos árabes es el comercio y el regateo, pero no estoy hablando de eso; me refiero a la constante sensación de ser engañado, que en otras ciudades es menos perceptible, aunque fue un hilo conductor durante todo mi viaje a Marruecos.

Así que creo que Marrakech es una de las ciudades más bellas y originales que he visto hasta ahora, si se pudiera limitar esa claustrofóbica sensación de opresión, ¡creo que beneficiaría mucho a esta fascinante ciudad desde el punto de vista turístico!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí