Ait Ben Haddou y Skoura en Marruecos (sistemare)

Vota l'articolo!

Saliendo del ajetreo que yo llamo Marrakech a menudo un itinerario en Marruecos conduce adecuadamente al mito del desierto. El camino desde Marrakech es largo y, por tanto, lo mejor es hacer algunas paradas. No es posible perderse perlas como las que voy a describirte: Ait Ben Haddou y Skoura.

Estas dos perlas de Marruecos también se pueden visitar en una excursión de un día desde Marrakech. Para llegar a ellas, tienes que cruzar el Tizi n Tichka, de 2.000 metros de altura, y seguir hacia Ouarzazate. Para llegar a Skoura, antes de Ouarzazate tienes que desviarte hacia la carretera que lleva a Thinghir.

Quizá te interese: Qué ver en Marrakech

Ait Ben Haddou: ¿Qué es? ¿Cómo llegar y visitarlo?

Empezando por decirte que Ait BenHaddou es«Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO«, comprenderás que te encuentras en un lugar especial de indudable interés. Se trata de una ciudad fortificada, llamada propiamente Ksar, que está construida en lo alto de las orillas del río (seco) Oued Ounilla.

blank

El Ksar es la ciudadela fortificada, generalmente de base cuadrada o rectangular, protegida por altas murallas. Consta de estructuras populares y un castillo llamado kasbah.

En Ait Ben Haddou es evidente la arquitectura bereber que caracteriza las construcciones de los valles marroquíes. El material utilizado para construir las viviendas, el granero, los muros y la propia kasbah es siempre una mezcla de paja, piedras y barro. El color es el clásico color tierra, al fin y al cabo, es tierra.

Ksar de Ait Ben Haddou es una de las zonas más fotografiadas de Marruecos. Ha sido escenario de varias películas que no sólo lo han hecho más famoso, sino que también han contribuido a recuperar su esplendor. De hecho, algunas partes se han reconstruido para el rodaje.

blank

¿Cómo llegar a Ait Ben Haddou?

Viniendo de Marrakech, si utilizas tu navegador, lo más probable es que te indique que te desvíes de la carretera principal por una carretera anónima llena de grava y cuesta arriba. De hecho, cerca del desvío hay un peñasco con la inscripción «Ait Ben Haddou» y una flecha que señala la pequeña carretera. En realidad, ésta NO es la carretera correcta.

Tienes que continuar otros 5/6 km más o menos por la carretera principal y luego girar a la izquierda en una rotonda. Para llegar a Ait Ben Haddou debes permanecer siempre en la carretera asfaltada, no es necesario utilizar carreteras alternativas.

Tras el giro, en unos minutos llegarás al lugar desde donde se inicia el corto paseo hasta el Ksar. Aquí verás numerosos autobuses o monovolúmenes de agencias locales que llevan a los turistas a visitar Ait Ben Haddou.

Sin embargo, no está claro dónde puedes dejar el coche y dónde está el camino para visitar el Ksar. Pues es muy sencillo, deja el coche al borde de la carretera o detente a comprar algo en un mercado y pregunta si puedes dejar el coche delante de la tienda. No montarán ningún escándalo.

¿Cómo visitar Ait Ben Haddou?

Para acceder a la ciudad amurallada de Ait Ben Haddou, tienes que desplazarte hacia el lecho del río. Si llegas en coche, el río estará a tu derecha, más allá de los bloques de pisos. Por tanto, debes aparcar y continuar a pie. Todos los caminos conducen al lecho del río y para llegar a las murallas puedes:

  • Cruzar el lecho delrío a pie
  • Cruzar el puente hasta una de las entradas principales.

En el mapa puedes ver el río seco. Si llegas desde «abajo», puedes aparcar cerca de «La Maison de Sable», donde hay un amplio aparcamiento. Desde allí avanza a pie hasta el puente que se ve claramente en este mapa. El Ksar está al otro lado del puente.

Una vez dentro de la ciudadela, notarás que va cuesta arriba. No hay muchas callejuelas y entre ellas encontrarás tiendas de artesanía más originales y auténticas que en otros lugares de Marruecos. Una visita de toda la ciudad te llevará unos 30 minutos, máximo 1 hora.

Además de saborear la singularidad de Ait Ben Haddou, hay dos cosas que debes ver:

  • La vista desde las ruinas del granero, el punto más alto desde el que tienes una vista de toda la ciudad y un panorama espléndido, si la niebla lo permite.
  • La visita a la Kasbah, cuesta 10 dirhams.

Visité Ait Ben Haddou en agosto. No hay que subestimar el calor. No hay sombra, a menos que te refugies en las diversas tiendas, no hay vegetación y, por tanto, no puedes cobijarte bajo ningún árbol. Es algo a tener en cuenta.

blank

Skoura y su oasis

Siguiendo hacia los valles del Dades (y luego las Gargantas del Dades y del Todra) se encuentra esta ciudad, que en sí misma no tiene nada de especial, salvo que parte de Skoura es un oasis natural.

Descubrí este trocito de paraíso marroquí gracias a Reda, la gerente del hotel donde me alojé, el Espacio Kasbah Amridil (recomiendo encarecidamente pasar una noche allí) Así es, parte de la Kasbah Amridil, un lugar fantástico para dormir y donde por la noche te sentirás como en una película de Las mil y una noches.

blank

El hotel está al borde de lo que se llama elOasis de Skoura.

A esta zona llegan tres ríos, que antes estaban llenos de agua y la vegetación era aún más espesa. Ahora, sin embargo, no hay agua en absoluto y los lechos de los ríos están completamente secos, hasta el punto de que se ven claramente las pistas de vehículos todoterreno que conectan las distintas partes del oasis. Reda me llevó a dar una vuelta panorámica y me explicó algunas cosas, como el hecho de que todo su sustento procede de la producción local. A veces se intercambian productos, los que tienen un producto vegetal lo cambian por uno animal. La vida fluye lentamente y sigue los ritmos de la naturaleza.

Y los sigue tanto que, paradójicamente, cuando es época de fuertes lluvias, los grandes ríos que abrazan el oasis de Skoura se llenan y cruzarlos es prácticamente imposible hasta que baja el nivel del río. La zona de la Kasbah Amridil, así como otras partes del oasis, quedan aisladas del resto del país durante días enteros.

En 2017, esta situación parece sacada de otro mundo, pero así es.

blank

Visitar la Kasbah de Amridil es una de las cosas que hay que incluir en un itinerario de un viaje a Marruecos es una kasbah muy estructurada e interesante. Basta decir que hasta hace poco era el fondo del billete de 50 dirhams.

Si te alojas en el Espace Kasbah Amridil, acuérdate de pedirle a Reda que te acompañe al oasis. Será una visita muy agradable y descubrirás más cosas sobre la vida de los marroquíes, que evidentemente no es la misma que la de los habitantes de Marrakech.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí